¿Por qué habéis pasado de la madera a los robots industriales en apenas dos años?

El sector tradicional del mueble valenciano estaba agotado. Decidimos no hacer experimentos e incorporamos a la empresa a gente que aportara valor, como ingenieros y agentes comerciales expertos en otros sectores. Tras analizar el mercado, vimos que la industria de la alimentación tenía capacidad para resistir la situación y necesitaba automatizar procesos para reducir costes.

¿En qué han consistido esos cambios?

Por un lado, no hemos dejado de trabajar la madera, el vidrio, el plástico y el metal, pero hemos emprendido otros proyectos para la industria alimentaria y con institutos de investigación, hemos creado un departamento de ingeniería en el que trabajan siete ingenieros, aunque para este año es posible la incorporación de otros tres.

¿Qué recuerdos tiene de los comienzos tras la reconversión?

Durante los primeros tres años no facturamos un solo euro. No había carga de trabajo. Estábamos de brazos cruzados. Un buen día, surgió el primer proyecto. Desde entonces, ya no han dejado de fluir. El impulso de nuestra pyme es de tal tamaño que hemos alcanzado una facturación anual de seis millones de euros, en su mayor parte, el 60 por ciento, procedente de ventas en el exterior. En verdad nos daba vértigo, era como crear una empresa nueva, pero ha sido rapidísimo. De estar trabajando con carpinteros hemos pasado a trabajar con multinacionales con cinco plantas de producción que llegan a las reuniones con grandes equipos de ingenieros, cuando yo no sabía lo que era un tornillo.

Hurtado Robotica

¿Y ahora qué?

Cinco años después de nuestros cambios, todo ha cambiado. Hemos desarrollado nuestros propios sistemas de automatización y robótica, una tecnología que ahora exportan a todo tipo de industrias, desde la alimentaria a la militar, con cientos de proyectos a medida. Uno de los últimos contratos que nos han adjudicado consiste en implementar los sistemas robóticos encargados de construir cientos de kilómetros de vallas en las nuevas autopistas de Rusia.

¿Cómo está ejecutando la fase de internacionalización?

Ante la caída de la demanda interna, decidimos apostar por el mercado iberoamericano. Son países con fuertes crecimientos económicos y el sector de la agroalimentación es un claro ejemplo. Automatizar procesos industriales para ese tipo de empresas es nuestra prioridad, aunque estamos embarcados también en otros proyectos. De la mano del Instituto Valenciano de la Exportación (IVEX) y del Instituto de Comercio Exterior (ICEX) estamos presentes a través de socios comerciales en Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Turquía, Argentina, Chile, Perú, Colombia, México, Uruguay, Guatemala y otros países del Caribe. Además, este año ya hemos gestionado la presencia física de la compañía en el mercado brasileño bajo la marca ‘Hurtado Rivas do Brasil’.

hurtado maquina

¿Cómo se compagina la empresa con la familia?

Actualmente, mi hermano Alberto y yo trabajamos en la empresa. Mi hermana Elena, no. Lo que hemos hecho es establecer un protocolo familiar para dar a la empresa una entidad independiente a la de la familia, fijando un reparto de tareas entre los dos hermanos, permitiendo que otros miembros se desvincularan del negocio. Además, hemos acordado que nuestras parejas no pudieran ser empleados y que nuestros hijos sólo se integraran en la estructura si tenían formación y si existiera un puesto disponible de su perfil en la compañía. Mi padre, Julio, hace años que se jubiló aunque todas las semanas visita la empresa.

Yo soy de los primeros en llegar a la empresa. Muchos días, antes de las siete ya estoy en mi despacho, como en la oficina y suelo marcharme sobre las seis o seis y media de la tarde. Agosto es mi mes de vacaciones en España pero con los viajes de trabajo en América del Sur es impensable no viajar en esa época. Allí es invierno. Me tengo que mentalizar de que parte de mis vacaciones son en Navidad.


www.hurtadorivas.com


Evento Re-Emprende #byASCEGA

Biopsia Liquida ONCOMET

Suscríbete al Newsletter!

Términos y Condiciones
(por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras, sin preguntas, sin molestias!)