La mayoría de las empresas gallegas que aparecen en esta lista de morosos están en concurso de acreedores y, de éstas, la mayoría en fase de liquidación.

La ley te obliga, como empresario, a presentar concurso de acreedores cuando eres consciente de que no vas a poder hacer frente a tus obligaciones, especialmente los salarios de tus trabajadores y, mucho más especialmente, los impuestos.

Conclusión: la mayoría de la deuda tributaria que aparece en este listado no ha sido, ni lo será nunca, dinero real.

Nunca se cobrará porque sólo son apuntes contables de la administración tributaria (intereses de demora, recargos, sanciones por cuestiones formales no realizadas, deuda sobre deuda).

Cuando eres un empresario serio, que durante muchos años hace frente a sus obligaciones legales y fiscales, también sueles actuar de forma adecuada en el momento que vienen mal dadas, ¿cómo? presentando voluntariamente concurso de acreedores, ¿con qué fin? con el de intentar salvar tu empresa y los muchos puestos de trabajo que ésta soporta, ¿y qué te suele pasar en España cuando haces lo correcto? que te sueles ver abocado a la quiebra empresarial y muchas veces también a la más lastimosa ruina personal.

Ya está bien de mentirle a la gente: los pequeños y medianos empresarios no nos llevamos el poco dinero que ganamos trabajando (si es que lo ganamos) a ningún ‘paraíso’ que no sea el de dar de comer a nuestra familia o el de reinvertir en hacer crecer nuestro negocio.

Si le debemos dinero a Hacienda y no lo pagamos, nos embargan, como a todos, lo poco o mucho que tengamos.

Ocultar bienes o dinero para que esos embargos no lleguen a darse, se llama delinquir, y el delito se puede denominar como ustedes quieran: ‘alzamiento de bienes’ ‘administración desleal’ ‘maquinación para alterar el precio de las cosas’ ‘estafa’, etc… y, por mucho que buscamos, no conocemos a ningún autónomo, pequeño o mediano empresario que, como socio y/o administrador y, en última instancia, responsable legal de lo que haga su empresa, que quiera acabar en la cárcel, y mucho menos sabiendo que, al salir de ella, no le esperan ninguno de los ‘millones’ escondidos que Montoro nos hace creer que ese individuo tiene sólo por haber elegido ser empresario, que en este país es una forma de vida sospechosa en la que sólo estamos gente poco recomendable y de mal vivir.

Señor Montoro, diga toda la verdad, no confunda más a los ciudadanos: la lista de morosos es una cortina de humo para que no se vea bien la otra relación de ‘listos’ que se acogieron a la amnistía fiscal, esos que sí tenían el dinero en Suiza y que, curiosamente, no coinciden con nadie que estuviese trabajando -porque el empresario real que nosotros conocemos es un tipo que trabaja, y mucho- al frente de una de esas empresas gallegas en concurso de acreedores que aparecen en la lista que usted publica, para escarnio de las mismas y regocijo propio.

Menos mal que la gente no es tonta y ya no se la engaña fácilmente, especialmente a los millones de autónomos que sufren el acoso y la arbitrariedad de la Agencia Tributaria cada día, asumiendo una presunción de culpabilidad que los estigmatiza cuando son requeridos por aquella.

¡Así no crearemos empleo en España en la vida!

Amnistiando a los que se llevan el dinero fuera del país y persiguiendo a los que generan riqueza dentro de él, lo único que se crea es hastío de ser empresario.

Usted habla de más de 15.000 millones de Euros como suma de deuda morosa con el fisco a finales de 2016, nosotros hablamos de que más le valdría decirle la verdad a los españoles: un pequeño y mediano empresario que le debe dinero a Hacienda no es un señor que ha decidido coger ‘la pasta’ y llevársela a Suiza a la espera de que usted le aplique una nueva amnistía fiscal, es mucho más probable que sea alguien al que la propia administración no le haya pagado las facturas que le debe, o alguien al que su banco le haya dejado en la estacada o, simplemente, alguien al que el mercado ya no le compra sus productos y tiene que cerrar su negocio porque éste ha dejado de serlo.

¿Por qué no nos cuenta toda la verdad, Señor Montoro? Será porque la verdad no sirve para sus fines, usted necesita que los ciudadanos crean que somos los malvados empresarios los que no hacemos más que defraudar y coquetear con la economía sumergida, convirtiéndonos en personajes insolidarios a los que hay que estigmatizar y perseguir. ¡Así va el país!

En ASCEGA estamos orgullosos de que algunos de nuestros asociados hayan sido en su día socios de ciertas empresas que aparecen en su lista Señor Montoro.

Empresas, muchas de ellas, con más de 20 años de trayectoria real, pagadoras de miles de euros de impuestos reales, creadoras de cientos de puestos de trabajo reales y líderes reales de su sector de actividad mientras estaban en funcionamiento.

Y estamos orgullosos de esos asociados de ASCEGA porque muchos de ellos están intentando volver a empezar, siempre desde la humildad que proporciona el aprendizaje del fracaso.

Y nos consta que ninguno de ellos lo intenta con ese dinero que, según nos quiere hacer usted creer, deberían tener guardado fuera de nuestras fronteras. Un dinero tan inexistente e irreal como ese que le quiere reclamar a empresas que fueron pero que ya no lo son, empresas que cesaron su actividad real hace años pero que, sin embargo, siguen generando una deuda tributaria ideal para adornar sus rankings y sus listas de morosos.

Siga usted publicando listas, Señor Montoro, que nosotros sabremos discernir quiénes de los que aparecen en ellas le deben a usted dinero de verdad y quienes son sólo personas que tuvieron la valentía de crear riqueza hasta que ya no pudieron más.

Y a estas últimas, si quieren volver a intentarlo, les abriremos de par en par la puerta de esta humilde asociación de emprendedores, una ASCEGA en la que sólo hacemos listas cuando se trata de identificar a quienes hacen que en este país sea tan difícil que levantemos la persiana de nuestros negocios cada día.

Y sepa, Señor Montoro, que nuestra lista más negra, a día de hoy, la encabeza usted.


Biopsia Liquida ONCOMET

Evento Re-Cuerda #byASCEGA

Evento Re-Conoce #byASCEGA

Evento Re-Emprende #byASCEGA

Suscríbete al Newsletter!

Términos y Condiciones
(por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras, sin preguntas, sin molestias!)