(Y la luna es la que hace subir la MAREA)

Eso es lo que se desprende del vídeo que ha compartido en Twitter el PP celebrando los ‘magníficos’ datos de la EPA, congratulándose de que ‘sólo’ haya 3.914.300 parados en España.

Pero lo peor de todo es que los dirigentes del PP se creen (como el resto de los políticos) que el empleo lo crean ellos y no se dan cuenta de que el empleo en España se crea ‘a pesar’ de ellos.

Los políticos nos roban. La ilusión. El componente clave para un empresario. Y los empresarios somos los que creamos el empleo. Y los emprendedores los que creamos el ‘autoempleo’. Y, entre unos y otros, hacemos que las encuestas esas que tienen nombre de anabolizante obtengan respuestas esperanzadoras aunque, desgraciadamente, nada ilusionantes.

Los políticos gestionan ‘esperanza’ y los empresarios gestionamos ‘ilusión’. La primera es a lo que te aferras cuando has perdido la segunda.

No es lo mismo decir «Esperamos que se lleguen a crear miles de puestos de trabajo» que «Vamos a contratar en los próximos 2 años un mínimo de 10 personas» Lo primero no tiene consecuencias, no es un compromiso real, lo segundo es un objetivo, algo en lo que vamos a poner recursos y esfuerzo para llegar a conseguirlo.

Siempre decimos que, si a los políticos y a los funcionarios se les exigiesen resultados y trabajasen por objetivos, otro gallo nos cantaría.

Y también decimos que nos roban la ilusión porque se sientan en la comodidad de su retribución garantizada, a la orilla del río caudaloso que es hoy en día la situación económica general, a ver pasar los cadáveres de los autónomos que, un poco más arriba, otros como ellos están empujando a esas aguas, tras cortarles los tendones de brazos y piernas con impuestos exagerados, regulación absurda, justicia injusta y estigmas varios, para que no puedan nadar.

¿Por qué no nos ponemos cada uno en nuestro lugar? ¿Queremos crear empleo? Perfecto, las tarjetas VIP para nosotros, para los empresarios (ya sé que algunos preferirían que fuesen ‘Black’ pero esta vez no va a poder ser), empresarios que somos Personas Muy Importantes en el reto de generar empleo. Y los funcionarios y políticos, para servirnos, que para eso dicen que son ‘servidores públicos’.

Señores políticos del Partido Popular ¿de verdad quieren crear empleo? pues se acabó ponerse de perfil cuando una empresa pasa por problemas, a partir de ahora vamos a ver si dejan de rescatar bancos y se ocupan en ayudar a quién se lo merece de verdad y, sobre todo, dejan de darle la ‘puntilla’ a los que lo pasan mal con requerimientos, embargos, impagos, demoras y similares instrumentos de muerte emprendedora. Porque ¿no será mejor ayudar a quién ya da empleo que ‘esperar’ a que surjan nuevas iniciativas que intenten darlo?

Los pequeños empresarios españoles del 2017 no fumamos puros, ni estiramos los tirantes que sujetan unos pantalones con bolsillos llenos de billetes mientras pensamos en cómo explotar,  esclavizar y defraudar. Quizá hace 10 años aún quedaba alguno así. Ya no. Nosotros sí que hemos sufrido la crisis, la de verdad.

Ahora somos mujeres y hombres formados, conscientes de que nuestro éxito depende de los que trabajan con nosotros, capaces de afrontar retos más allá de nuestro lugar de nacimiento, asumiendo que lo tenemos más difícil que nunca y que sólo contamos con nuestra creatividad y nuestro darwinismo natural para sobrevivir.

Muchos somos ‘repetidores’ y ya nos conocemos las promesas populistas y ‘populares’. Y aún así no deja de sorprendernos que haya muchos ciudadanos que se las crean. Porque, por mucho que nos digan, en España hoy se vive peor que hace 10 años. Se gana menos, las cosas cuestan más y las perspectivas de futuro son malas.

Aunque la macroeconomía diga lo contrario.

Lo malo es que nuestros hijos no comen macroeconomía con patatas, no son capaces de digerirla.

Nos hemos acostumbrado a congratularnos con lo cuantitativo (miles de personas han conseguido un empleo) y a dejar de lado lo cualitativo (qué tipo de empleo). Se crea en España un empleo tan precario y tan mal retribuido, que muchos, en la hoja de cálculo del INE, pasaron de ser PP (Parados Pobres) a ser TP (Trabajadores Pobres) y algunos, todavía algo peor, ahora son AP (Autónomos Pobres).

Estos últimos son los que más nos preocupan, esos que se hicieron autónomos y se atrevieron a decírselo al encuestador de la EPA, emprendedores por necesidad o emprendedores ‘a la espera’ (a la espera de que les salga un trabajo ‘normal’ y puedan dejar de ser autónomos).

Son muchos de estos dos tipos de autónomos los que nacen motivados por las propuestas de unos políticos que sólo viven para las matemáticas (quieren que les salgan los números cada vez que se publican las encuestas, sean éstas de población activa o de intención de voto) y a los que no les tiembla el BOE o el DOGA cuando publican en ellos incentivos-trampa como la tarifa de 50 € mensuales de Seguridad Social para los que empiezan.

Unos servidores públicos que, en materia de emprendimiento, estarían mejor dejando hacer que haciendo, y para muestra el botón del ‘Bono Autónomo’ que la Xunta de Galicia va a poner en marcha: 3.000 € para autónomos con más de 42 meses de actividad con el fin de que los inviertan en relanzar su actividad.

¿Habrá algo más populista que la promoción de una dádiva pública que la mayoría de las veces acaba siendo un regalo envenenado por culpa de los trámites para solicitarla y, lo que es todavía peor, por la justificación posterior de su uso acorde a las farragosas normas de la administración que la concedió?

El Bono Autónomo acabará convirtiéndose en el Autónomo Bobo. Y si no, al tiempo.

Es desconcertante que el Partido Popular quiera ocupar en ocasiones el lugar ideológico que se le presupone a otros que ven al empresario, ya no con puro y tirantes, sino con cuernos y rabo.

Claro que el discurso de la izquierda populista basado en repartir, antes incluso de que se haya generado nada, es muy atractivo. Que el Estado sea el que te provea de tus necesidades básicas sin que tú tengas que hacer el esfuerzo de ‘buscarte la vida’ es un axioma fácil de vender pero en el Partido Popular no cuela. Quizá lo de ‘repartir’ sí lo practiquen más, pero entre un número reducido de adláteres, qué ellos saben que lo que hay no llega para todo el mundo.

Entendemos la euforia y nos gustan los momentos de celebración, pero comparar la llegada del hombre a la luna con el hito de que el paro baje en España de los 4 millones de personas, nos parece un poco exagerado, incluso nos molesta ¿realmente hay algo que celebrar?

Más les valdría a los populares poner el foco en dejar de tocarnos las ‘pelotas’ a los que creamos empleo y dejar de mirar a la luna, no vaya a ser que aquellos Autónomos Bobos acaben convirtiéndose en Autónomos Lobos y se los coman como hizo el de Caperucita que, por cierto, era muy roja.


Biopsia Liquida ONCOMET

Evento Re-Cuerda #byASCEGA

Evento Re-Conoce #byASCEGA

Evento Re-Emprende #byASCEGA

Suscríbete al Newsletter!

Términos y Condiciones
(por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras, sin preguntas, sin molestias!)