-¿Qué tal te va el negocio?  Preguntamos a cualquiera de nuestros colegas empresarios (putónomos queremos decir) y, según el grado de confianza que tengamos entre nosotros, la respuesta varía considerablemente.

Si no hay mucha relación la respuesta suele ser Muy bien, de puta madre, cada día mejor

Si ya nos conocemos un poco quizá tendemos más al Bien, lo cierto es que parece que la cosa está mejorando

Si nos tratamos con una cierta confianza suele ser más recurrente el famoso Tirando (que nunca sabemos si se refiere a que estamos tirando de algo o tirando a algo, cosas muy diferentes sin duda).

Si nos conocemos algo más profundamente recurrimos al sarcasmo Bien ¿o quieres que te cuente la verdad?

Lo cierto es que el optimismo patológico del emprendedor hace que muy pocas veces sea capaz de reconocer que el negocio va ‘como el culo’, que le quedan pocos meses de vida (por no decir semanas).

Preferimos los cuentos a las cuentas. Y así nos va.

El estigma social del fracaso emprendedor empieza por nosotros mismos, los emprendedores, incapaces de reconocer hechos objetivos, matemáticos, cuentas en definitiva.

Cierto es, en descargo del emprendedor que toma la decisión de contar cuentos y no hacer cuentas, es que vivimos en un país donde preferimos la mentira piadosa a la cruda verdad como parapeto ante la ignominia del ‘señalamiento’ social, financiero y laboral.

Y, además, un país en donde fracaso y ruina son sinónimos no le permite muchas ironías al que ya está en el filo de la navaja y al que otros como él suelen dispararle con inmaduros tomates llenos de envidia para que se caiga y se ampute las pocas esperanzas que todavía le queden.

Asumir que el peor de los engaños es el que nos hacemos a nosotros mismos es un buen principio para dejar de contarnos cuentos y empezar a hacer cuentas en nuestros negocios.

Si las cuentas salen, cuenta los cuentos que quieras.

Si no te dan las cuentas, mejor ponte a pensar en un buen final para tu cuento.

Tú decides ¿Qué tipo de emprendedor quieres ser de mayor?

¿Cuentacuentos o Cuentacuentas?

 

Atribución: la imagen de la portada es una ilustración del famoso cuento infantil de "El Cuento de la Lechera", obtenida de esta página


Evento Re-Emprende #byASCEGA

Biopsia Liquida ONCOMET

Suscríbete al Newsletter!

Términos y Condiciones
(por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras, sin preguntas, sin molestias!)