«Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,

guardé silencio,

porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,

guardé silencio,

porque yo no era socialdemócrata,

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,

no protesté,

porque yo no era sindicalista,

Cuando vinieron a llevarse a los judíos,

no protesté,

porque yo no era judío,

Cuando vinieron a buscarme,

no había nadie más que pudiera protestar.»

Martin Niemöller

La calle San Andrés de A Coruña siempre había sido un referente comercial de la ciudad, diversas políticas relacionadas con la apertura indiscriminada de centros comerciales, la propia desafección de las autoridades con el comercio de proximidad, la devastadora crisis que mermó el poder adquisitivo de los coruñeses, etc… llevaron, hace unos años, a la ruina a muchos negocios centenarios y a otros de más cercana implantación.

Ahora, muy entrado el 2017, los valientes que consiguen levantar la persiana de sus establecimientos cada mañana miran esperanzados al futuro creyendo atisbar una leve recuperación de la actividad en la calle. Y justo ahora se encuentran con la desidia del Ayuntamiento en temas tan cercanos a la ideología de esta corporación municipal como son los temas sociales.

Varios indigentes se han instalado en algunos de los bajos vacíos de la calle provocando un grave malestar a los vecinos, transeúntes y, sobre todo, a los comerciantes. Estos últimos, de la mano de sus asociaciones sectoriales han manifestado su preocupación al Ayuntamiento obteniendo de éste la típica indiferencia que precede a la impotencia.

Mercedes, nuestra asociada de Lencería Eva, un referente del buen hacer comercial en San Andrés, nos pide que, desde ASCEGA, denunciemos lo que considera un problema de dejadez por parte de los servicios sociales de María Pita que está provocando reticencias a algunos empresarios que han explorado la intención de abrir nuevos negocios en la calle.

Nuestra asociación es consciente de los grandes problemas sociales que ha generado la crisis, especialmente por el cierre masivo de pequeñas empresas y comercios que eran los que ofrecían a las personas como las que hoy ‘okupan’ los bajos de San Andrés una oportunidad de vivir dignamente gracias a la mejor muestra de solidaridad que se puede dar: un puesto de trabajo.

Y desde ASCEGA creemos que la administración pública tiene que cambiar el enfoque y dejar de ofrecer ‘caridad’ cuando puede facilitar esa ‘solidaridad’ de la que hablábamos ayudando a que los negocios permanezcan abiertos y a que puedan abrirse nuevos establecimientos.

Por eso pedimos al Ayuntamiento que utilice todos los recursos a su disposición y que oriente a su departamento de Servicios Sociales de la forma más efectiva para dar una solución a estas personas indigentes que, sin duda, son los más perjudicados de esta historia, pero que sólo  tendrán una nueva oportunidad si se crea riqueza por parte de comerciantes y empresarios en nuestra ciudad.

Hoy es en San Andrés, mañana puede ser en Juan Flórez o en la calle Barcelona, y no vamos a callarnos porque, si lo hiciésemos, un día el problema podría estar en el mismo portal de nuestra casa y, en ese momento, cuando nuestros hijos no puedan entrar en su propio hogar, a lo mejor ya no queda nadie que pueda elevar la voz para ayudarnos.


Evento Re-Cuerda #byASCEGA

Evento Re-Conoce #byASCEGA

Evento Re-Emprende #byASCEGA

Biopsia Liquida ONCOMET

Suscríbete al Newsletter!

Términos y Condiciones
(por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras, sin preguntas, sin molestias!)