Emilio Duró es un conferenciante siempre sorprendente, siempre aleccionador. El denominado "gurú del optimismo" no deja a nadie indiferente, consiguiendo siempre contagiar emociones positivas.