En 1969, el gran arquitecto gallego Fernández Albalat presentó un audaz proyecto para crear una nueva ciudad en Galicia, la Ciudad de las Rías. Albalat fue un visionario que propuso unir las comarcas de Coruña y Ferrol en una nueva gran urbe. Y como primera pieza neurálgica de todo este proyecto proponía la construcción de dos puentes para articular la movilidad de la nueva ciudad, organizando las dos ciudades y los nuevos núcleos que se establecerían dando una continuidad urbana.

El proyecto, apoyado por la Diputación coruñesa, desgraciadamente no se llevó a cabo, y ambas comarcas, que hoy conjuntamente generan más del 25 % del PIB de Galicia y prácticamente la mitad de la facturación de sus empresas censadas (muy por encima de lo que se genera el sur de Galicia) han crecido durante las últimas cinco décadas sin coordinación, de forma desordenada, aunque, eso sí, con esa cierta continuidad urbana que ya nos anticipó Albalat.

Amalgama urbana

Aquellos pequeños municipios que configuraban este territorio son ahora, en muchos casos, de tamaño medio, pero sin un planteamiento urbano planificado entre ellos. Una amalgama urbana que no ha favorecido la calidad de vida, la movilidad y, sobre todo, la creación de riqueza. En definitiva y por desgracia no tenemos esa ciudad de grandes dimensiones que necesita Galicia para evitar elenvejecimiento y la emigración de la gente joven.

Ejemplos de mejoras de conectividad, con excelentes comunicaciones y transporte público, que impulsaron grandes ciudades, antes núcleos diseminados, no faltan. El caso de Cádiz, con una población similar a estas dos comarcas, pero menos potente económicamente, cuenta con dos magníficos puentes, -el último, el de la Constitución, inaugurado hace 2 años- armaduras básicas de consolidación de su estructura poblacional y económica. Asimismo, el área metropolitana de Oporto, también conocida como la ciudad de los puentes, con dos millones de habitantes, le debe mucho a la construcción de sus siete puentes. Otro ejemplo de más entidad en una zona geográfica similar al golfo ártabro es San Francisco. La base del crecimiento y consolidación de esa gran urbe fue la construcción de varios grandes puentes, entramado que data de los años 30 del pasado siglo.

Aquí, en nuestra comarca, estamos hablando de dos puentes: uno a continuación de la vía ártabra, desde Lorbé a Ares, y, tal vez, otro cruzando la ría de Ferrol en la zona oeste en Mugardos. Esta idea, actualización de la de Albalat, ya fue diseñada por el catedrático de la Escuela de Caminos de A Coruña Santiago Hernández en el Plan Enlace Rías Altas 2000, hace unos años. La infraestructura dejaría conectadas A Coruña y Ferrol a poco más de 10 minutos, rebajando considerablemente el tiempo de desplazamiento que la actualidad por carretera o por tren.

Beneficios

¿Qué beneficios obtendría Galicia con el acercamiento de las dos comarcas? He estudiado el caso de diversos puentes en la Bretaña francesa y otros lugares de Europa. En la mayoría de los casos, al cabo de una década de su construcción, a consecuencia de la mejora de la conectividad en esos espacios urbanos, se detecta de un crecimiento poblacional no inferior del 10 %. Si lo extrapolamos los datos a nuestro caso, el aumento poblacional sería de unos 60.000 habitantes: de 560.000 a 620.000.

Aumento del PIB anual

En términos económicos se traduciría en un aumento de cerca del 10 % en el PIB anual de ambas comarcas: unos 1.400 millones de PIB al año, pasando de los actuales 14.022 millones de euros a 15.422 millones. Pero además, solo en la comarca de A Coruña, sin realizar ninguna infraestructura ni coordinación digna de mención, ha crecido poblacionalmente en los últimos 25 años en más de 40.000 personas, lo que supone un incremento del 12 %, hasta llegar a los 400.000 habitantes. Los costes estimados de construir dos puentes, tranvía y accesos, se acerca los 1.000 millones de euros. La inversión podría estar amortizada en menosde 10 años a través del crecimiento económico anual de los 1.400 millones comentado anteriormente.

A medio y largo plazo, -hablamos de más de 20 años- los beneficios sociales y económicos para Galicia serían mucho mayores. El fruto de la unión de dos comarcas que se complementan (una enfocada al sector servicios, otra a la industria) impulsaría una tendencia creciente a medida que la ciudad única de mayor tamaño se fuera consolidando. Hablamos de un mayor crecimiento económico y poblacional que la suma inicial de las partes.

Este proyecto debe ser un gran plan para la organización supramunicipal del área geográfica del Golfo Ártabro, y para ello la Xunta dispone de una herramienta especialmente diseñada: Plan Territorial Integrado. En Galicia hasta el momento prácticamente no se han puesto en marcha este tipo de actuaciones dirigidas a la organización del territorio de áreas geográficas supramunicipales de características homogéneas.

 

Carlos Sánchez-Tembleque Economista
Datos obtenidos del Instituto Galego de Estadística y ARDAN

ASCEGA participa en el programa "Catalizador de Oportunidades de emprendemento xove transfronterizo" (acrónimo LIDERA)

Biopsia Liquida ONCOMET

Evento Re-Cuerda #byASCEGA

Evento Re-Conoce #byASCEGA

Evento Re-Emprende #byASCEGA

Suscríbete al Newsletter!

Términos y Condiciones
(por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras, sin preguntas, sin molestias!)