Había una vez una rana sentada en la orilla de un río, cuando se le acercó un escorpión que le dijo:

—Amiga rana, necesito cruzar el río. ¿Podrías llevarme en tu espalda?

—No. Si te llevo en mi espalda, me picarás y me matarás.

—No seas tonta —le respondió entonces el escorpión— si te picase, me hundiría contigo y me ahogaría.

Ante esta respuesta, la rana accedió.

El escorpión se colocó sobre la espalda de la rana y empezaron a cruzar el río.

Cuando habían llegado a la mitad del trayecto, el escorpión picó a la rana.

La rana, al sentir picotazo y darse cuenta que iba a morir, le preguntó al escorpión:

— ¿Por qué me has picado, escorpión? ¿No te das cuenta de que tú también vas a morir?

A lo que el escorpión respondió:

– Rana... mi amiga, no lo pude evitar, porque es mi naturaleza.

Es increíble la naturaleza humana, cometemos actos viles contra aquellos a los que deberíamos proteger, actos que, incluso, acaban con nosotros.

Y esto es especialmente verdad cuando hablamos de negocios.

¿Cómo alguien puede ser tan insensato para perjudicar a su socio sabiendo que éste pilota el avión en el que viajan juntos? Y lo que es peor ¿cómo puede hacerlo cuando el avión ha alcanzado la altitud óptima y surca el cielo a una magnífica velocidad que podría llevar a todos al lugar al que se propusieran?

Codicia cortoplacista salpicada de falta de inteligencia. Hoy lo único que tiene un valor intrínseco para los negocios es la lealtad. Si no eres leal con tus socios, con tus inversores, entonces no eres nada. Y mucho menos empresario.

La moneda de la confianza es la que fluctúa impetuosa cuando detecta fallos en esa lealtad necesaria para llevar un negocio a buen fin. Y si tu confianza cotiza a la baja en el mercado empresarial ya puedes pensar en ir dedicándote a otra cosa, porque nadie va a querer probar tu deslealtad.

—Empezamos como ranas croando en la mismo charca, pero tú has decidido ser un puto escorpión.

—Pues atente a las consecuencias. Pronto crujirás bajo la suela estriada de mis botas.

—Y todo el mundo de los negocios, en esta charca que es tan pequeña, oirá ese crujido y sabrá a qué atenerse.

—¿Amenazarte? Para nada, eres tú mismo quién se ha puesto debajo de la inmensa bota que ya te está asfixiando en estos momentos.

Al final será cierto aquello de que muy pocos somos, de verdad, empresarios. Personas capaces de mirar un poco más allá del beneficio inmediato, responsables de cumplir con lo que prometemos, preocupados de que los que caminen a nuestro lado no se queden atrás.

Pero tampoco somos imbéciles, también sabemos que no siempre se gana, pero incluso en los malos momentos que estamos acostumbrados a vivir, los verdaderos empresarios seguimos siendo, por encima de todo, leales. Lo que es verdaderamente sorprendente es que tengamos que conocer la falta de lealtad de los que viajan con nosotros cuando las cosas van bien.

Se nos queda una gran cara de gilipollas cuando vemos que el que va contigo en la canoa que, para más inri, no sabe nadar ni con flotador, se dedica a ‘pincharla’.

Y mientras achicamos problemas que nunca tuvieron que existir sino hubiese sido por la ‘naturaleza’ del mentiroso escorpión, que se presentó disfrazado de rana cuando empezamos nuestro negocio en común, nos preguntamos “cómo he sido tan imbécil para fletar un barco y pretender cruzar el océano con esta tropa”. Y eso es lo que nos jode de verdad.

—Ya huele mejor la charca desde que tú no estás en ella.

—Otros anuros quieren nadar conmigo y ninguno muestra protuberancias de deslealtad que se asemejen a aguijones de alacrán.

—Y, por si no te habías dado cuenta, mientras inoculas tu veneno y te debilitas, a los verdaderos empresarios, esa ponzoña tuya, no sólo no nos mata sino que nos hace mucho más fuertes.

 

 

ATRIBUCION: el dibujo de la rana y el escorpión es una obra original del usuario artymusic


ASCEGA participa en el programa "Catalizador de Oportunidades de emprendemento xove transfronterizo" (acrónimo LIDERA)

Dejate asesorar por el Grupo de Hostelería ASCEGA

Biopsia Liquida ONCOMET

Evento Re-Cuerda #byASCEGA

Evento Re-Conoce #byASCEGA

Evento Re-Emprende #byASCEGA

Suscríbete al Newsletter!

Términos y Condiciones
(por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras, sin preguntas, sin molestias!)